Historia de un soldado.

Hace unos días un conocido me contó, que durante su servicio militar en una Unidad de Artillería en Paterna, que es un pueblo a pocos kilómetros de la Ciudad de Valencia. Se había visto obligado a presenciar la ejecución de un compañero del Regimiento. 
La verdad es que nunca he leído nada sobre esta ejecución “debió de ser al final del franquismo” además debió de ser el ultimo fusilamiento que se hizo en Valencia.. 
Bueno, pues en 1972 fue ejecutado por el procedimiento de fusilamiento el soldado del Regimiento de Artillería de Valencia Pedro Martínez Expósito, condenado a ser fusilado por un Consejo de guerra en Valencia, que declaró al procesado culpable de dos delitos de robo con homicidio en las personas de una estanquera y su hija. 
Esta fue la primera ejecución capital tras seis años desde 1966, en que no se había cumplido ninguna sentencia de pena de muerte, habiendo sido indultados ocho condenados a muerte, entre ellos los del proceso de Burgos. 
A continuación voy a describir  lo que me estuvo contando de estos hechos que le tocaron vivir. El 8 sábado, estaba en su casa de permiso de fin de semana, cuando le llamaron para que se presentara inmediatamente en el cuartel. Su primera reacción fue de preocupación y hasta de miedo, ya que tanta urgencia no podía ser nada bueno. 
De regreso al cuartel un compañero del campamento que estaba asignado a la oficina del Regimiento, tenía información de primera mano de que iba a haber una ejecución”naturalmente sabía de quien se trataba. 
Cuando se incorporó a la Batería de Artillería que le habían asignado, vio una taquilla precintada por orden de un juez militar y le contaron la historia de Pedro Martínez Expósito, un soldado de la batería que estaba en prisión, esperando juicio, por asesinar a dos mujeres en un barrio de Gandía. El desgraciado había entrado a robar de noche en una casa, siendo sorprendido por una mujer mayor y su hija de 16 años, asustado, las había golpeado hasta la muerte. 
Según me cuenta, los elegidos no fueron voluntarios…si no forzosos, y para elegirlos se llevó a cabo un sorteo “por lo menos en su compañía” en otras por lo visto no hubo sorteo y dependía de los mandos. Se les dijo también que una bala era de fogueo “imagino que para que no se sintieran culpables”.
Hay que decir que no se cumplió estrictamente el reglamento militar, en este caso. Las ordenanzas especificaban que a un soldado tenían que fusilarlo sus propios compañeros. En este caso, decidieron que fueran (dos soldados de cada batería), además de excluir a los soldados más antiguos y a los habían conocido a Expósito.
Como siempre hubo sentimientos opuestos sobre esa sentencia de muerte, hubo a quien le pareció bien y pesaban que era el castigo que se merecía por ese horrible crimen. Otros en cambio opinaban que la culpable de estos crímenes era la sociedad que oprimía a aquel pobre infeliz. 
A los elegidos se les explicó el procedimiento. Iban a ir a marines, el campamento de instrucción de reclutas por el que pasaban todos. Formarían, traerían al reo, se les ordenaría: "Un paso al frente, 
¡¡¡carguen, apunten y disparen!!!. Si acertaban a la primera, no habría necesidad de repetirlo. Si estaba herido, pero no muerto, él oficial le daría el tiro de gracia. Cuando el oficial comprobara que estaba muerto, ya se habria  acabado todo. 
Trasladaron al Campamento de Marines al Regimiento y les hicieron formar en la gran explanada de instrucción, estaban formadas en cuadro todas las unidades militares. Luego llegó una furgoneta de la Guardia Civil, conduciendo al reo "estaban también su abogado y un cura". Se les ordenó  mirar al frente, pero muchos mirában hacia arriba para no ver como moría. 
 Luego hicieron desfilar a todas las unidades con banda de musica incluida, a escasa distancia del cadáver y al llegar a su altura les obligaban a mirar, a reconocer el cadáver "imagino que seria para que tomaran conciencia de que les podía pasar lo mismo". 
Al final fue una ejecución militar y la muerte de un ser humano aunque fuera un asesino, fue un escarmiento colectivo, una demostración de poder del mando dirigida a la tropa.

Comentarios

  1. Se ajusticio o ejecuto como se prefiera a un asesino de una mujer y de una niña menor de edad, ¿ donde esta el problema ? me parece que se hizo justicia.

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que todavía haya gente que defienda la pena de muerte. Así nos va. Y nos la damos de progres.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. El problema está en que hay asesinos que matan por egoismo y por el placer de hacerlo, como era el caso de los repugnantes etarras y otra el caso de gente que está mal de la cabeza como era el caso de este soldado, que era oligofrénico. No digo que deba quedarse sin castigo, pero ejecutarle fué un error ya que era un enfermo, y se le podía haber metido en un hospital psiquiátrico de por vida.
      Estoy seguro que el asesino hubiera sido el hijo de un importante político o militar de la época y no le habría pasado, pero claro, era el hijo enfermo mental de una familia pobre que vivía en la mas absoluta miseria y claro, segun el franquismo, "había que dar ejemplo".

      Eliminar
    4. Estoy de acuerdo con usted. Estoy en contra de la pena de muerte por la cantidad de inocentes que se ejecuta y me estoy refiriendo a países como USA "si que estoy de acuerdo con la cadena perpetua". Pero hay que diferenciar cuando el asesino es un enfermo mental, a cuando son asesinos que matan por matar, muchas veces sin motivo o los sicarios que matan por encargo.

      Eliminar
  2. Yo solo cuento la historia que a mí me contaron por alguien que la vivió. Particularmente no soy partidario de la pena de muerte y si de la cadena perpetua y no por que sienta pena de un asesino. Ya que por desgracia el sistema comete muchos errores, en USA se ha demostrado que sobre el 20% de los condenados por asesinato son inocentes.

    ResponderEliminar
  3. Yo si estaba allí. Lo viví en primera persona. Y aunque los hechos no transcurrieron exactamente como relatas, la secuencia se ajusta bastante a la realidad. Quiero añadir que algunos de los que dispararon se presentaron voluntarios, jamás se borrarán sus nombres. No soy nadie para juzgar, solo decir que hasta los jueces se equivocan. Y por supuesto, nadie tiene derecho a quitar la vida a otro ser humano, para eso están las cárceles y la reinserción social.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo “yo cuento lo que a mí me contaron” no estaba allí para saber si todo lo que me dijeron es cierto al 100%. Pero no estoy de acuerdo contigo, soy contrario a la pena de muerte por que muchas veces se ejecuta a inocentes como pasa en USA. Pero estoy a favor de la cadena perpetua y considero que la cárcel debe ser un castigo y no un pasó cómodo para re-insertar a un criminal en la sociedad. La mayoría de veces no se les puede re-insertar y el violador, pederasta o asesino cuando sale, sigue violando, abusando de niños o matando. Esto es así y es fácil demostrar con datos. Pero yo trabajé con presos de la cárcel de Picasent por acuerdo de mi empresa con la dirección del centro. Lo que vi claro por lo que me decían: Es que ellos no cambian, lo único que hacen es engañar al sistema haciendo creer que han cambiado y así salir mucho antes a la calle.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Arturo Valls (Valencia 1975) Biografia.

Ausiàs March, escritor y poeta lírico valenciano.

La nit de Nadal en valencià -Paco Muñoz