Jarcha "Libertad sin ira".


La canción “Libertad sin ira” del grupo andaluz Jarcha, fue una canción importante en los años de la transición española, su música reflejaba el sentir de muchos españoles en unos años en que se pasaba de una dictadura de 40 años a la democracia. La canción Libertad sin ira de (R. Baladés/P. Herrero) que inicialmente fue prohibida el 9 de octubre de 1976 cuando el Diario 16 la quiso usar como eslogan en su salida a la calle y que posteriormente se convirtió en un himno no oficial de aquel momento histórico. De hecho el grupo fue elegido como el mejor del país por votación popular en 1975 y 1976.

Hoy día esta canción esta tan vigente como en los años de la transición. Porque yo siento que me falta la libertad para expresarme libremente y demasiada ira en mucha gente hacia los que opinan diferente.

Comentarios

  1. ¿En qué casos notas que te falta libertad?

    Yo, por ejemplo, hace unos años tuve unas palabras con un concejal del PP. Lo que me dijo se puede resumir en "sabemos quien eres, así que ten cuidado porque puedes tener problemas con lo que escribes. Si no lo hemos hecho es porque yo lo he parado" (yo era articulista en un periódico digital de mi pueblo). Evidentemente, yo lo negué... no por nada, si no porque no tengo ganas de meterme en problemas,aunque estaba tranquilo... pero el tener que buscar un abogado, ir al juzgado, etc., no es plato de buen gusto.
    Mi respuesta fue que si tenía alguna queja o no estaba de acuerdo con lo que decía ya sabía lo que tenía que hacer. Yo ni insultaba ni faltaba al respeto, simplemente decía cosas que eran verdad. En este caso este era concejal de Urbanismo. Un tío que presume de ser agricultor, sin conocimientos de derecho o arquitectura y lo pusieron en una concejalía tan delicada como Urbanismo. Pues claro, yo preguntaba por el currículum académico y profesional para que ese señor esté en ese cargo tan importante (Urbanismo no es lo mismo que Fiestas, por ejemplo). Eso lo molestaba... a ver si va a ser culpa mía que sea un zote... Pues por cosas así pasó lo que te he dicho. Pero lo peor, no es que me llamase a mí; lo que más me jodio es que llamó al móvil de mi padre para que él me advirtiera, ya que él y mi padre son primos lejanos. Eso fue, quizá, lo que más me frenó, que mis padres estaban por medio. La suerte que él tuvo es que no grabé la conversación, de lo contrario escribo un artículo contándolo; se le hubieran quitado las ganas de amenazar más.

    ResponderEliminar
  2. Cuando decidí votar a Compromís, me encontré con la agresividad verbal de algunas personas que conocía hacia tiempo; tenia que aguantar, catalanista, adoctrinado, traidor y otras lindezas. No aceptaban mi derecho y libertad a votar a quien me diera la gana. Yo he votado una opción que considero buena, aunque no comparta algunas de las ideas del partido. Y cuando tienes que andar con cuidado con lo que dices y delante de quien lo dices…es que está pasando algo y no bueno.
    Y otro asunto que me ha tocado mucho la moral. Por asuntos de mis estudios, participo en grupos de Conversa y de lectura, es una buena forma de practicar valenciano y conocer gente a veces importante. Uno de estos grupos lo dirigía un ex alto cargo del PP “muy importante”, después de las elecciones de 2015 y donde el PP perdió el gobierno de la Comunidad, hubo un debate sobre este asunto. Yo fui muy crítico con el PP por no decir durísimo, y di mi opinión de por qué el PP no debía de gobernar. Expuse claramente el porqué había votado a Compromís y hablé de los corruptos, de los contenedores como clases, el sobre coste de los eventos y de las grandes construcciones faraónicas, algunas de ellas en quiebra y mal vendidas.
    Intentó convencerme de lo contrario, pero yo le rebatía con datos y recortes de artículos de algunos medios incluso extranjeros.
    Esto fue algo que no le gustó para nada, y a partir de ahí me encontré discriminado al ver que se me dejaba de lado y que no podía abrir la boca sin que me diera en todos los morritos. Si alguna vez te has visto excluido de un grupo que a ti te gusta estar y que te sientes a gusto y lo peor sin ningún motivo, sabrás lo que duele. Al final lo pille a solas y le pedí explicaciones, le dije que si tenia algún problema conmigo que me lo dijera a la cara. Me lo negó todo y que él no se había dado cuenta que tuviera ese comportamiento y que yo me sintiera así. Tengo que reconocer que a partir de ese momento su aptitud conmigo cambio y su comportamiento ha sido perfecto. Todo esto me valió para darme cuenta de que la libertad está muy condicionada. Tengo muy claro, que la libertad deja de existir cuando hay algo, o alguien, que no me permite expresarme libremente y me preocupa las consecuencias que puede haber por dar mi opinión, entonces ¿donde está la libertad? ¿existe de verdad?.

    ResponderEliminar
  3. Puede ser que me tenía que haber mordido la lengua antes de hablar, ya que el había sido cesado al llegar la izquierda y a nadie le gusta perder un buen trabajo y con un buen sueldo.

    ResponderEliminar
  4. Lo que ocurre es que a la gente no nos gusta la crítica. Aunque a todos nos guste que nos digan las verdades, muchas veces no nos gustan y eso hace que nuestra actitud cambie. En general (y hablo de todo el mundo incluyéndome a mí, por supuesto) las críticas no nos gustan. Ahora bien, dicho lo anterior, si a eso le añades que a quien critcas es a un político todavía el problema se hace mayor, ya que un político tiene que aguantar (le guste o no) lo que se diga de él como persona públic (el ámbito privado ya es otra cosa). Mientras un político esté ahí voluntariamente cobrando de mis impuestos, por supuesto que le podré criticar; en el momento que deje de estar me olvidaré hasta de su nombre.
    Yo creo que si estás en un grupo público, subvencionado con dinero público puedes hacer y decir lo que te dé la gana y si te tocan las narices ver la forma de que se escuchen tus quejas. Otra cosa sería un club privado en el que ellos deciden quien entra y quien sale, ¿pero público? No deberías tener miedo, creo yo, a posibles represalias.

    ResponderEliminar
  5. Marino, puede que a nadie nos guste las críticas, pero algunos las aceptamos como algo normal y otros/as se enfadan si tu opinión o ideas no coincide con la suya. Tú y yo, muchas veces no hemos estado de acuerdo en algunos temas y nunca hemos tenido ni una mala palabra y tampoco nos hemos enfadado, pero esto debe de ser una excepción en el mundo que vivimos.

    ResponderEliminar
  6. Sí, eso será...
    Por cierto, ahora pasaré una temporada por la terreta. A ver si algún día quedamos, nos conocemos y tomamos un café. Yo suelo ir todos los días a un estudio que está en la Plaza del Ayuntamiento.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Arturo Valls (Valencia 1975) Biografia.

Ausiàs March, escritor y poeta lírico valenciano.

Visitando la Torre Miramar "Valencia".