Palacio real de Valencia (historia).

Muchos valencianos desconocemos  nuestra historia  y hasta los que nos hemos preocupado de conocerla, desconocemos parte de esa historia, Valencia tuvo  un fantástico Palacio Real,  que fue derribado por intereses políticos.
Los monarcas medievales de la Corona de Aragón solían disponer de palacios urbanos en las ciudades principales de sus territorios, de este modo cuando visitaban la ciudad contaban con cómodas estancias donde instalar sus cortes. Pero desgraciadamente, el Palacio del Real de Valencia- residencia oficial de monarcas, virreyes y capitanes generales-  es el único de esta serie de magníficos palacios, que fue totalmente arrasado y que ha pasado desapercibido en estos últimos siglos, desde su destrucción en 1810 .
“¿Qué fue de ti, Palacio Real? Noble mansión de los monarcas valencianos, centro y símbolo de nuestro antiguo y glorioso reino (…) Desaparecido todo, con las instituciones que representabas, la autonomía ilustre de aquel reino del que fuiste cabeza…” Teodoro LLorente
El desaparecido Palacio fue, en efecto, para  el pasado de la ciudad, uno de los edificios más importantes y emblemáticos de cuantos se hayan construido, pero debido a su total destrucción por razones estratégicas-según la versión oficial-; durante la guerra de la Indepencia fué borrado del mapa y tristemente hoy su historia es ignorada por la mayoría de los valencianos. Sigue…

De su memoria, solo mantenemos algunos nombres como el Puente del Real, puente sobre el río que comunicaba la ciudad con el palacio, Llano del Real, espacio que se extendía en forma de enorme plaza frente a su extensa fachada o Jardines del Real, Viveros o jardines públicos que se acondicionaron en el antiguo emplazamiento del palacio.



El Palacio del Real emblema de poder en el Antiguo Régimen
El Palacio del Real, desde el siglo XI al XIX, fue sede regia para los reyes de la Taifa musulmana, para los monarcas de la Corona de Aragón y los Austrias, pero, es cierto que no gozó tanto del favor de los Borbones, bajo cuyo mandato fue lamentablemente demolido, dado que el Palacio del Real era todo un símbolo de poder en el Reino de Valencia. De ese derribo de 1810, motivado- según la versión oficial- por supuestas razones estratégicas en plena guerra de la Independencia, sólo pudo salvarse de su grandiosa fábrica algún fragmento de artesonado que se conserva en el Archivo del Reino. Hasta hace bien poco, existian escasos datos sobre la forma o estructura del edificio.
Teodoro Llorente,- político valenciano de finales del s.XIX- cita la “incomodidad política” del Palacio Real en los tiempos de la uniformidad borbónica. Según este autor, los borbones pretendían reducir los antiguos reinos a meras provincias. Entendemos por el autor, que el derribo del edificio fue un intento de los Borbones de borrar uno de los símbolos del pasado de Valencia como reino, ya que el Palacio del Real representaba un emblema de poder y de gloria para la ciudad.

El derribo

En el contexto de la guerra de la Independencia, el 12 de marzo de 1810 el Palacio fue arrasado, pero, contrariamente a lo que pudiera pensarse, no fueron las tropas de Napoleón las que provocaron el derrumbe del edificio, sino los propios españoles, quienes siguiendo las ordenes del general español Blake pretendían-supuestamente-, evitar que el palacio cayera en manos enemigas y que pudiera convertirse en una plaza fuerte para los asaltantes. Esas fueron las pretendidas razones oficiales de su demolición, las de una presunta estrategia bélica para evitar que semejante bastión fuera aprovechado por las tropas napoleónicas invasoras.
Lo cierto es que, a esa discutible concepción táctica otros estudiosos dicen lo contrario, precisamente, que el Palacio podía servir de punto desde donde batir a los atacantes de la muralla–, esto dio alas la enemiga frase  borbónica  esos “restos”, en forma de Palacio, del “Antiguo Régimen”
Josep Vicent Boira, en su análisis incluido en el libro El Palau Reial de València. Els plànols de Manuel Cavallero (1802)  apunta: “Podríem pensar que l’enderroc va obeir a una conjunció de factors: una fallida estratégia militar hi podia estar present, però també hi intervendría la necessitat econòmica de la Junta de Defensa i la percepció de ser el simbol per excel.lencia del passat, vist a ulls de les forces burgueses i liberals que sorgien en aquell moment”.
Pocos años después de su demolición, parece que hubo un intento de reconstruirlo. Vicente Vidal Corella  en el libro La Valencia de otros tiempos apunta que el general Elío, nombrado capitán general de Valencia por Fernando VII en 1813 “al encontrarse ante los escombros del Palacio Real, derribado durante la Guerra de la Independencia, pensó en re-edificarlo  pero ante los inconvenientes-seguramente políticos- que se le opusieron, ordenó reunir los restos del memorable y glorioso monumento, formando con ellos dos montículos inmediatos, que las gentes denominaron“les muntanyetes d’Elio”.


                                                                                                                   
Fuente y donde se puede encontrar mas información:

Comentaris