Vicente Garrido Genovés (psicólogo, criminólogo y escritor)

Al finalizar el curso fuimos invitados a la biblioteca Al-Russafí de mi barrio para una charla coloquio sobre la Valencia negra. 
La verdad es que no soy muy dado a ir a este tipo de eventos, pero como iban bastantes compañeros/as incluidos el profesorado fui. No sabia quien era el conferenciante hasta que me lo presentaron, enseguida lo conocí por verlo en el programa “Cuarto Milenio” a donde le suelen invitar.

Vicente Garrido nació en Valencia en 1958. Es Profesor Titular de la Universidad de Valencia, en materias relacionadas con la Psicología Criminal y la Pedagogía para la readaptación de los delincuentes. Doctor en Psicología y Diplomado en Criminología. El Doctor Garrido es uno de los pioneros y de las autoridades más reconocidas en el ámbito de la criminología violenta a nivel nacional e internacional. Ha trabajado tanto para la administración del estado en materia penitenciaria como para instituciones como Naciones Unidas. 
Ha publicado numerosos libros y artículos, además de ser un notable colaborador en varias revistas, es coordinador y director de un gran número de investigaciones sobre la conducta criminal y la educación correctiva. 
 La charla o conferencia versó sobre todo, el intentar “comprender la mente asesina a través de su conocimiento” Vicente Garrido es uno de los grandes en este campo, nos hablo de los psicópatas, asesinos en general y su comportamiento antes y después de matar. 
También nos dijo que una de sus aficiones es la narrativa negra y la filmografía de ese género, aficiones que tiene desde adolescente. Y esta afición le vine desde que vio en Valencia un ciclo de siete películas de Humphrey Bogart. 
Aunque sin duda alguna su currículum es impresionante que lo sitúa en el más alto escalafón a nivel profesional, como criminólogo y psicólogo; y con un prestigio mundialmente reconocido. Sin embargo, Vicente Garrido, entra en el mundo literario con dos novelas. Dos novelas de género negro: “Crímenes exquisitos” y “Martyrium. 

Para finalizar tuvimos la oportunidad de hacerle preguntas, algunos de los que preguntaban eran alumnos o profesores de criminología, lo que demuestra la categoría profesional que tiene. Al final pude intercambiar alguna palabra con él y me resulto muy agradable, porque a pesar de su fama es un hombre muy sencillo que da gusto hablar con él.

Comentaris